CINE·GENERAL·SERIES TV

¡A Bofetadas!

BudSpencer3

Recientemente, el 27 de Junio de 2016, falleció Bud Spencer, o Carlo Pedersoli, como realmente se llamaba este gran icono italiano (él mismo rehusaba llamarse a sí mismo actor) del cine de verano de los 70. Con Le llamaban Trinidad (1970), primer spaghetti western cómico de la que sería una época dorada del género de los guantazos, se inauguró una nueva etapa del cine europeo. Coprotagonizado con Terence Hill, otro actor italiano de nombre Mario Girotti, veneciano.

 

BudSpencerYTerenceHill
Bud Spencer y Terence Hill en una escena de Le llamaban Trinidad

 

Si hasta entonces Europa había estado abocada a ser usada como exteriores baratos de rodaje para películas americanas (podemos ver a Spencer en Quo Vadis como centurión), a versiones americanizadas de grandes péplums, otras películas históricas, o películas del oeste, o a rodar películas de neorrealismo, en el caso italiano, o de la nouvelle vague, en el caso francés, estas últimas en general denominadas de arte y ensayo, por su orientación intelectual, en ese momento, 1970, se iniciaba una etapa que suponía un vuelco al concepto.

Frente al americanismo o la sesudez de esos géneros (muy respetable por producir un sinnúmero de películas imprescindibles al disfrute cinéfilo), surgía el cine palomitero por excelencia. Eran películas cuya vida se extendía mucho más allá del estreno y que siempre eran un buen fondo para proyectar en los cines de reestreno, en las carpas de verano o en los colegios que querían recaudar algo de dinero para el viaje de fin de curso de los de 8º de EGB, junto con otro género que también comenzaba a despuntar por aquel entonces: el de las películas de Kung Fu.

 

Basadas por una parte en las películas del oeste sucio de Sergio Leone, como El Bueno, El Feo y El Malo (1966), en el que los vaqueros ya no iban por ahí conduciendo el ganado al mismo tiempo que vestían camisas recién planchadas y nuevas, cabalgando impolutamente afeitados y bañados, que tantas veces habíamos visto en las películas americanas de los años 50. Hasta tal punto estaban basadas en ellas, que usaban los caballos ya cansados de escenas de esas otras películas de Leone y otros directores serios. Por otra parte, estaban basadas también y evidentemente en las artes marciales, que tan en boga estaban también en los 70, y que darían lugar a un sinnúmero de películas como la que lanzó a la gran fama internacional a Bruce Lee, Karate a Muerte en Bangkok (1970), aunque ya llevaba años llamando la atención del público en series como El Avispón Verde (1966) o Batman (1966), hasta el punto que el público chino, incluso de Estados Unidos decía “vamos a ver una película de Kato” (que era el personaje secundario de chófer y sirviente que había interpretado en ellas). Esta fama televisiva sería la que llevaría a Raymond Chow a contratar a Bruce Lee para sus películas y así empezar esa ola de películas de artes marciales, pero esto ya es algo que merece un post propio.

Así pues, el director E.B. Clucher (Enzo Barboni) tenía esas dos fuentes para beber, pero le faltaban algo para diferenciarse, lo que trajo la tercera pata para este estilo ganador: la ópera bufa. Este género, tan italiano, de ópera, sencillamente aporta humor y levedad a la seriedad de la ópera tradicional. Por lo tanto, la tercera pata era el humor, y bien grueso. Se exageró la suciedad de los personajes, y se desarrolló un “arte marcial” italiano, que eran las tradicionales bofetadas, tortas a mano abierta, soplamocos y puñetazos demoledores, aplicando efectos de sonido exageradamente aparatosos, y poderes casi sobrehumanos a ambos protagonistas, que eran capaces de enfrentarse a numerosos enemigos tranquilamente, con la fuerza hercúlea de Bud Spencer y la agilidad y rapidez de Terence Hill, dejando las pistolas relegadas a los malos (que difícilmente acertaban), mientras que los buenos, sólo las usaban para hacer saltar sombreros o disparar en el trasero.

Sin más. En fin, buenos tiempos para el cine de evasión, y una delicia en el cine de reestreno, con una sesión doble cargada de mamporros y humor grueso.

Anuncios

2 comentarios sobre “¡A Bofetadas!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s